Simbolos del Peregrino :,Concha de Vieira, Esclavina, Zurron o pera

Partía el peregrino hacia Compostela con todas las bendiciones de la Iglesia y los más benévolos augurios para el éxito de su viaje, y esta partida, cualquiera que fuese el lugar, se hacía según un rito y una ceremonia, en la que el peregrino recibía de manos sacerdotales la escarcela y el báculo.

En el Códice Calixtino se recogen estos ritos, con las fórmulas litúrgicas que en ellos se utilizaban, así como la significación religiosa que para su mentalidad residían en las insignias del peregrino.

La pera o escarcela, saco angosto, hecho de cuero de bestia muerta, abierto siempre y no atado con correas, se recibía bendita, con las siguientes palabras que decía el sacerdote:
(Bendición, procedente del Codex Calixtinus, escrito en el siglo XII, que se hacia a los instrumentos peregrinos)

In nomine Domini nostri Ihesu Christi, accipe hanc peram habitum peregrinationis tuae et bene castigatus et enmendatus, pervenire mearis ad limina Sancti lacobi quo pergere cupis, et peracto itinere tuo ad nos incolumis cum gaudio reuerteris, ipso praestante qui uiuit et regnat Deus per omnia saecula saeculorum.
Amen.

Recibe este báculo que sea como sustento de la marcha y del trabajo, para el camino de tu peregrinación, para que puedas vencer las catervas del enemigo y llegar seguro a los pies de Santiago y después de hecho el viaje, volver junto a nos con alegría, con la anuencia del mismo Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.
Que fuese estrecho el saco o escarcela, significaba que el peregrino, confiado a Dios, debía llevar consigo poco dinero, acaso recordando aquello del Evangelio en que preguntaba Cristo: «¿Quién alimenta al lirio del campo y a las aves celestes?» Que fuese hecho de cuero de bestia muerta significaba que el peregrino debía mortificar su carne concupiscente y viciosa con hambre y sed, y ayunos, con frío y desnudez, sufriendo afrentas y trabajos.

Que fuese abierto y sin atadura de correas significaba su disposición para dar y recibir limosnas y ejercitar la caridad en todo momento.

El báculo, bordón o bastón lo recibía inmediatamente, también bendito, con las siguientes palabras:

Accipe hunc baculum sustentationem itineris ac laboris ad viam peregrinationis tuae, ut reuincere ualeas omnes catervas innimici, etperueni re securus ad limina Sancti Iacobi, et peracto cursos tuo, ad nos reuertas cum gaudio, ipso annuente qui uiuit et regnat Deus per omnia saecula saeculorum.
Amen.

Recibe este báculo que sea como sustento de la marcha y del trabajo, para el camino de tu peregrinación, para que puedas vencer las catervas del enemigo y llegar seguro a los pies de Santiago y después de hecho el viaje, volver junto a nos con alegría, con la anuencia del mismo Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.
El báculo tenía su místico significado, porque, constituyendo el tercer pie del caminante, debía recordarle en todo momento la fe en la Santísima Trinidad, en cuya devoción necesitaba perseverar.

El peregrino experto debe hacerse su propio bordon personal con el que sintonizar; en mi caso es una caña india cuya elaboracion describo en ese relato

Significaba asimismo el báculo, arma contra canes y lobos, las precauciones del peregrino contra el diablo, que, como el can, ladra y, como el lobo, muerde, y con sus garras sujeta al pecador en el pecado, y se vale del reato culpable que la costumbre pecaminosa acumula para devorar las almas; por lo cual es conveniente, al tiempo de entregar el báculo, recomendar al peregrino la confesión y liberación de dicho reato, y que haga de la Santa Trinidad estandarte contra las ilusiones y fantasmas que su cerebro suscita.

Las conchas jacobeas

El hábito del peregrino compostelano se completaba, a su regreso, con las conchas de vieira o ‘pecten iacobeus’, cosidas a la esclavina en vario número: eran la señal de su victoria, como la palma del palmero o peregrino a Jerusalén.

Por qué la concha, y no otro objeto?; por qué esta concha y no otra cualquiera, tiene sus razones en un milagro , mediante el cual manifestó el Apóstol sus preferencias entre la abundante variedad de moluscos que la mar podía brindarle. La concha jacobea no relumbra como las caracolas, ni encierra en su laberinto los rumores del mar. Carece de misterio, pero no de tradición hermosa. Es la concha que acunó, según todas las versiones paganas, el nacimiento de Afrodita, cuando la diosa levantaba su lindo cuerpo, una fresca mañana, de las espumas mediterráneas, carne de espuma ella misma, blanca e hirviente, y con los ojos de verde mar. Por este admirable episodio de la paganidad, la concha venera se incorporó al arte, y los pintores antiguos la pintaron flotando sobre las aguas, o atracada a las orillas como suave embarcación. Botticelli, renaciendo en el paganismo, dio una bella interpretación de dicha concha, aunque pinta se sobre ella la más asténica de las posibles Venus.

Con el milagro, el Apóstol redimió de significación pagana tan sabroso molusco, y la multitud peregrina, eligiéndo la por enseña, la bautizó y la sumó al mismo tiempo a la serie cristiana de temas decorativos y simbólicos. Pero el ‘pecten iacobeus’ es además geometría, y por esta sola razón pudo justificar un clasicismo. Al contrario que el árbol y la rosa, su generación parece presidida por el número de oro, ley de rigor y no de libertad que se impone a su forma, a sus proporciones y a la disposición de las estrías.

Concebida su figura lineal como un sector de círculo, dividido su campo en varias partes por los radios que van del centro a la circunferencia, este esquema se desarrolla dúplice, en plano y en espacio curvo; porque el ‘pecten iacobeus’ consiste en doble concha: la una llana, cón cava la otra; prisión entrambas de tan delicada y deliciosa carne, que se explica la elección de Afrodita, por la esencial semejanza.

A cada una de las conchas se tuvo por represen tación de los preceptos fundamentales de la cristiana caridad:
Deum super omnia diligere et proximum suum sicut seipsum amare,
y a la carne aprisionada, por símbolo de los mandatos divinos, que cuidadosamente deberá custodiar el cristiano. Y como la traza de las estrías hace que la superfi cie de la concha guarde remota semejanza con los dedos humanos, y como los dedos son instrumentos de obrar, se quiso, al mismo tiempo, que a las anteriores significaciones se uniese la de la obra correcta y virtuosa. La concha de vieira, más que otro símbolo cualquiera y por su inmediata belleza, gozó de espléndida fortuna en el arte. Por todas partes se la ve reproducida en Compostela, y ella sola basta para encerrar toda la significación del lugar y de su historia. Siendo la mar avara de ellas y peligrosa su pesca, por no bastar las naturales a la copiosa demanda, se hicieron de artificio, y así, plateros y azabacheros, viejos oficios compostelanos, la reprodujeron en su materia peculiar, y las hubo de piedra y de porcelana, de plomo, latón y estaño

Tras ver cumpliementado su viaje podia obtener la Compostela

La vieira es un simbolo de claro origen marinero, simbolo de prosperidad y suerte, apareciendo en todas las latitudes y atribuida en difrentes culturas y a los dioses mas diversos: Afrodita, Neptuno, Brahma… y ya se utiliza como joyero en la epoca romana, o como decoracion en las primeras iglesias coptas y hasta en los mas antiguos sarcofagos paleocristianos, simbolizando en este caso la resurreccion .

Tuvo una utilizacion practica y evidente durante epocas antiguoas como caja de tocador y para guardar pequeñas joyas, apareciendo por esta razon en tumbas femeninas

Tambien fue utilizada como vaso y ya en Roma era utilizada como amuleto, seguramente por su semejanza con la mano, y paralela al significado da la mano de Fatima , amuleto musulman, y a la imposicion de la mano en la columna del Arbol de la Vida en el Portico de la Gloria que hace todo peregrino .

En resumen tenemos en la concha entonces desde la prehistoria, un adorno y ofrenda mortuoria, a la vez que amulelto con virtudes apotropaicas, protector del mal de ojo, de mala magia y de todo mal en general, mucho antes de ser usada como simbolo jacobeo en la Edad Media .

En esta epoca aparece como joya en numerosas tumbas europeas desde los paises nordicos a Hispania (1) donde aparecen asociadas con otras insignia de peregrinacion jacobea a partir del s. XI, y sobretodo del s. XII (2)

En principio las vieiras estaban solamente cosidas al zurron, hasta el s. XIV, a partir de la mitad de ese siglo son cosidas al sombrero, y a partir del s. XV pueden ir acompañadas de pequeños bordoncillos y ya en el s. XVI, son cosidas tambien en la esclavina, dandose ademas una evolucion en el tamaño de las vieiras, creciendo considerablemente tanto en medidas como en numero, conociendose el caso estremo de una tumba francesa de 1.730, cuyo propietario Juan Juillet de Jambes, tenia mas de cuarenta en su vestimenta

Laudas medievales con conchas aparecen no solo varias en Noia, sino tambien en Compostela, la L-1, sino ademas tambien en Toulouse, en el Musée des Augustins, en Guimaraes (Portugal), en el Museu Regional de Albeno Sampio, numerada como L-1, en Beaugency, en el Musée Régional, de 1.603, en Seeon, en el Bayerisches Nationalmuseum de Munich, del s. XVI, en la da iglesia de Soro (Dinamarca), del s. XIV, y en la iglesia de Tyrsted muy semejante al anterior .

(1) Se pueden documentar a partir del siglo XIII en: Vasterhus, Copenhague, Roskilde, Lyderslev, Vordingbor, Aarhus, y en genral desde Islándia a Dinamarca, relacionandoselas con las peregrinaciones a Compostela

(2) Aunque tambien la sueca Monica Rydbeck afimma que la concha se la relaciona con otros centro de peregrinacion marina en los paises nordicos sin tener relacion con el tema jacobeo necesariamenente .

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s