Leyendas Jacobeas La Virgen de O Corpiño

S ituado en la parroquia de Santa Eulalia de Losón (Lalín, Pontevedra) en la carretera que une a Santiago con Ourense, aproximadamente a unos 50 kms de Santiago, se encuentra el santuario de Nuestra Señora del Corpiño, la mas reconocida virgen curadora del ‘meigallo’ (una especie de embrujamiento) o también llamado ‘ramo cativo’ cuando afecta a los niños que se quedan mustios, esmirriados, sin espíritu; este es uno de los males más temido y de difícil curación en la Galicia rural, desde tiempo inmemorial y contra el que se han escrito numerosas formulaciones mágicas y la enfermedad síquica rural mas ‘trabajada’ por las santas, meigas y curandeiras

Cuenta la leyenda que en el siglo VIII vivía por aquellos parajes un ermitaño , Hermógenes, gran devoto de la Virgen, y cuyos sermones eran escuchados con gran admiración por los vecinos de la zona. Un buen día, el ermitaño dejó de predicar, y tal como se temía, fue encontrado su cuerpo sin vida, pero extrañamente incorrupto,lo que en el rural pasa a ser considerado automáticamente una especie de demostración de su beatitud, un ‘corpo santo’, así que no queriendo los campesinos hacer algo que supusiese profanar su ultima voluntad, decidieron darle sepultura allí mismo y levantaron en su honor una capilla a la que pusieron por nombre ‘O Corpiño’ .

Cuando tuvo lugar la invasión de las tropas de Almanzor que arrasaron entre otros lugares santos la misma catedral de Santiago, llegando Almanzor a poner a beber su caballo en el agua de la pila bautismal, los cristianos huyeron de estas tierras quedando la capilla abandonada a merced de la maleza.

Algo parecido sucedió con las reliquias del Apóstol que no aparecieron hasta muchísimos años después .

Ya en el siglo XII, unos pastores, buscando cobijo en una negra tormenta se introdujeron en las ruinas de la capilla arruinada, pero fueron cegados por una luz sobrenatural en cuyo centro vislumbraban a la Virgen con el Niño y un ramo de flores.
Enterados los vecinos del suceso acudieron a la capilla haciendo la Virgen su aparición por última vez en publico ante los aldeanos reunidos.
En señal de agradecimiento y respeto el pueblo decidió levantar un santuario en su honor sobre las ruinas del antiguo .

D esde entonces se celebra allí la romería del Corpiño los días 23 y 24 de junio, fechas en las que acuden todas aquellas personas que padecen algún tipo de enfermedad poco frecuente en busca de su curación (epilépticos, enfeitizados, tangarañados, … etc todo un catalogo de enfermedades no reconocidas por la medicina racional, pero que están presentes en la vida diaria del campesino gallego y que no encuentra mas remedio que aquí)

Una vez oída la Misa los enfermos protagonizan dentro y en el mismo atrio de la iglesia una escena sobrecogedora de rapto, transcendencia, gemidos, blasfemias, vómitos de bolas de pelo, abatimiento y convulsiones ante la presencia de la imagen de la Virgen y de la cruz que la precede, con el fin de expulsar el ‘meigallo’ de su cuerpo durante los cuales son ayudados por familiares o amigos que contribuyen con sus rezos o golpes a la expulsión del demonio del cuerpo del poseído.

Cuando esto ocurre el enfermo se revuelca por el suelo contorsionandose y desarrolla una fuerza inusual en el, que debe ser controlada por 5 adultos fuertes para que no llegue a hacerse daño en su debatirse, mientras algunos echan incluso espuma por la boca, momento que es aprovechado por los acompañantes para introducirle entre los dientes una moneda romana de oro que hace las funciones de amuleto.

D espues la virgen portada por fuertes hombres de campo, y escoltada por la Guardia Civil (!?) elemento necesario para controlar el ansia de la multitud que aguarda tratado de conducir la Virgen alrededor del pequeño atrio de la iglesia, fuera del muro pero es tal la multitud que trata de pasar BAJO LAS ANDIAS en que portan a la Virgen que entre la fuerza publica y los hombres portadores, no consiguen avanzar y muchas veces mas bien retroceden ante el empuje de la gente, lo cual lleva a que este ridículo paseo de unos 50 mts. pueda llevar mas de una hora, pue la gente trata de pasar a presión bajo su Santa intentando tocarla en el pie, en el bajo del vestido con un pañuelo que frotan contra ella y que luego sera llevado como un relicario escondido al hogar y frotado sobra las personas enfermas que no pudieron acudir al Corpiño e incluso sobre los animales de la casa que han enfermado , supuestamente del mal de ojo , como un miembro mas de la unidad familiar presentandose aquí las reminiscencias celtas que bien podremos comprender cuando en el Cebreiro pudimos ver como convivían en la misma palloza animales y celtas, compartiendo alimento y calor en las épocas de las mayores nevadas aislados del mundo durante varios meses del feroz invierno de las montañas .

Tras esto se supone que el enfermo ha sido curado y sólo queda demostrar el agradecimiento a la Virgen por haber producido el milagro.

Con tranquilidad, fuera de horas de culto y ayudados de una linterna para leer cómodamente en los rincones obscuros del templo se pueden ir leyendo los mensajes dejados por enfermos agradecidos, casi todos acompañados de una foto y la fecha de su curacion y el lugar de origen .

S orprende la cantidad de curaciones allí practicadas, entre la gente mas variada, entre los niveles económicos mas diferentes, con niveles culturales tan distintos y sobretodo estremece la sinceridad de los mensajes algunos de ellos en un castellano rustico de un gallego-parlante que trata de dejar constancia de su fe y de su agradecimiento

Se observa una multitud de pequeñas fotos tamaño carnet que insertadas en los marcos de los agradecimientos antiguos muestran la vigencia del rito hoy día aunque sin texto sin datos sin fechas pierden fuerza ante la ingenua sinceridad de las muestras mas antiguas

Con relax, compremos unas bolsas de rosquillas que venden en los puestos bajo los arboles las populares ‘rosquilleiras’ para llevarnos a casa – un dulce recuerdo – y vayamos a tomarnos un plato de pulpo bajo los carballos acompañado del fuerte vino tinto , mojemos el pan en el aceite que queda en el plato (olvidar por un día el regimen que nos mata)

M archemos al atardecer del Corpiño satisfechos de haber visto la manifestación de FE rural mas intensa y sincera que pudieramos haber encontrado, la misma fe que fue derrochada durante lustros a los pies del Apóstol, por estos y otros campesinos , que mantuvieron una fe solida como sus rocas en un momento en que bien se dudaba de la existencia verdadera de los restos del Apóstol al estar estos desaparecidos, o bien cuando las peregrinaciones no estaban ‘a la moda’

Desde la lejanía de la carretera nacional miremos hacia atrás, a la lejos nos costara adivinar donde esta la espadaña del Corpiño, hundida entre el verdigris de vegetación que se esponja, incluso velada por virutas de niebla , atrapada en el calor de ubre que amamanta al ‘choto’ en un escenario ondulante de pinos, carballos y ladridos de perros lejanos.

Delante en la carretera nacional el ruido atronador de los camiones, y el veloz lostrego del ‘turismo’ que pasa a mas de 120 kms/h , nos devuelve a la realidad de la vida cotidiana … pero O Corpiño también existe !!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s