Invitacion al Anillo

XXXLimagen

Tres son las rutas principales que en la antigüedad atravesaban la cordillera pirenaica.

La Vía Augusta lo hace por su extremo oriental, la ruta De Hispania in Aequitania por su extremo occidental y la calzada Caesar Augusta Benehamo lo hace por su parte central.

Estos pasos no son los únicos que han utilizado los hombres para atravesar esta gran cadena montañosa; se conocen numerosos caminos que desde tiempos inmemoriales han servido a las gentes ubicadas en ambas vertientes de la misma.

OTRAS VIAS TRANSPlREINAlCAS MENORES

Limitar las comunicaciones entre las dos vertientes pirenaicas a los pasos del puerto del Palo y Somport no está de acuerdo con las relaciones que tradicionalmente han mantenido sus pobladores y ademas con menor importancia se usaban los siguientes caminos:

Camino por el valle del río Gállego&emdash;Portalé
Camino del río Ara a través de Boltaña y Torla
Camino del Cinca
Camino del Noguera Ribagorzana
Camino del Esera

Mediante estos caminos, algunos de ellos usados en el mundo medieval, se puede acceder hasta las tierras galas , No podemos hablar de calzadas romanas propiamente dichas, ya que se trata fundamentalmente de caminos de montaña, que han sufrido grandes alteraciones, como consecuencia de la climatología de la región y hoy apenas quedan restos de los mismos, produciéndose en la Edad Media la Consolidación de estas rutas
La Viam Famosam

La calzada que describimos en este capítulo debe atravesar la cordillera por su parte más elevada. Este factor no es óbice para que los romanos trazaran una ruta espléndida, realizando importantes obras de ingeniería lo que les permitiría una utilización rápida y cómoda en la mayor parte del año.

El objetivo inicial de esta ruta es el de enlazar a la colonia Caesaraugustana con Benehamo y completar de este modo el sistema de comunicaciones de la ciudad. Su conexión con las restantes calzadas que confluyen en Caesaraugusta la convierten en una ruta de gran importancia estratégica al atravesar toda Hispaniade Norte a Sur y permitir su conexión con las restantes rutas del Imperio.

Hay para su estudio un documento excepcional. Se trata de la inscripción de Siresa, fechada en el año 383 y en la misma Antonius Maximinus, en nombre del emperador Maximus, repara esta gran ruta poniendo de manifiesto su valor militar y su interés por mantenerla expedita.

Se trata de una lápida conmemorativa, y es uno de los documentos epigráfico más valiosos para conocer algunos aspectos del Bajo Imperio. Las cuestiones de tipo histórico que plantea son muy complejas .

La inscripción de Siresa:

IVSSI DOMINI ET PRINCIPIS
MAGNI MAXIMI VICTO [ris]
SEMPER AVGVSTI
ANTONIVS MAXIMINVS [v.c.]
NOVAE PROVINCIAE MA [ximae]
PRIMVS CONSVLARIS E [t ante (o antea)]
PRAESES VIAM AB FAV [ces per (u ob)]
RVPIBVS FAMOSAM IA [m fiuni1
ALIBVS AQVIS PERVIAM [¿factam.7]
CONPLANAVI SOLO PAGA [nico]
PERDOMITO AVERSO FL [umine]
INVNDATIONE SOLLI [¿citata?]

El XXXLimagenItinerario le asigna una longitud de 12 millas, medida que no corresponde a la distancia real entre Zaragoza y Lescum. faltan 20 millas que corresponden exactamente a la distancia entre Cesaraugusta y foro Callicum

Además de las mansiones, conocidas por el Itinerario, menciona a Pacca-laca y otras como Salam, Anabere, lulia, completamente desconocidas hoy día .

La tercera gran fuente, la inscripción romana , en una placa de piedra, de Siresa, ha contribuido a localizar el Summo Pirineo en el puerto del Palo (Hecho, Ansó) y no en el Somport (Aísa, Huesca) lugar que hoy día conserva el topónimo erróneamente.

Vayamos por partes :

La inscripción contiene una serie de datos muy sugerentes para el estudio de la red viaria en esta zona pirenaica. En primer lugar diferencia perfectamente la vía – Viam Famosam &emdash; que discurre por el puerto del Palo de los restantes pasos pirenaicos, y alude a la vía descrita en el Itinerario de Antonino bajo el epígrafe: Item a Caesaraugusta Benehamo

No obstante, la ruta aludida en la inscripcion debe tratarse de una vía de carácter militar construida al servicio de los intereses estratégicos que suponen la comunicación del centro del Valle del Ebro, en donde se ubica la colonia Caesaraugusta y en la que convergen distintas calzadas, con el resto del imperio a través de las vías que atraviesan las Galias.

La lápida igualmente trata de los problemas de mantenimiento y conservación de las calzadas. En las lineas 9 y 10 se lee: Hibemalibusaquisperviam¿factam? lo que nos da idea de los desgastes que constantemente sufren las calzadas que atraviesan regiones montañosas y con fuertes contrastes climatológicos. La custodia de una vía, en este caso militar, exige una gran organización administrativa que permita asegurar el funcionamiento

Los restos que han llegado hasta nosotros hablan por sí solos de la importante obra de infraestructura que supuso la construcción de esta calzada. Aunque gran parte de los miliarios tardíos, que presuntamente aluden a las reparaciones de calzadas, tienen únicamente valor propagandístico, en este caso la inscripción en la lapida parece corresponder a un hecho real, motivado por las necesidades de Máximo de relacionarse con su provincia de origen.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s