Ponferrada la mal llevada

En el albergue de Ponferrada nunca había hecho parada, así que esta vez le toca
Es un albergue modelico, con la ventaja de estar al lado del camposanto, así que el pasar a la Otra Vida aquí es de lo mas sencillo basta cruzar el muro y descansar en paz

En el medioevo los cementerios tenían gran numero de enterrados ignorados , los peregrinos muertos y por nadie reclamados . En la época de fiebres, pestes, envenenamientos era cosa común, ahora conozco muy pocos casos

Este es un albergue ejemplar – los hay mejores, pero al menos esta en la categoría de los muy buenos – que es llevado por un trío . Un oficiante de cocina que apenas habla ni sale de su oficina, un francés de Toulouse amable, y atento dicharachero, hijo de españoles, y un nativo con cara de vinagre, mala hostia de sobras y antipatía natural que ignoro porque esta aquí cuando el Señor no le ha dotado de siquiera la amabilidad natural de los ponferradinos .

Le pido un par de mantas ( no llevo saco de dormir, como buen autosostenido) y me va a buscar una mierda de manta gris de restos de algodón, de esas que usan los de mudanzas para proteger los muebles en los transportes .

Trato de comer una lata de sardinas, parca cena porque no veo que haya modo de hacer una ensalada que llevo conmigo (no hay aceite y aunque se lo pido no me contesta) y un te , porque afortunadamente puedo calentar agua

Llega mojado Paco, el murciano de Lorca, y le invito a un PuEhr, mezclado con Lap-Sag, un te de doble fermentación en cueva – el Vega Sicilia de los tes – con toque de humo del otro te negro de los caravaneros, una combinación muy terráquea que me gusta y hablamos de lo que se habla en estos garitos, del camino , del tiempo, de las cuestas .. lugares comunes y recurrentes, pero entre desconocidos caminantes no se puede pedir mas
El te es chino, traído por un amigo desde Beijing, comprado en la Ciudad Prohibida en la mejor tienda de unos yuaneses, es de la mejor calidad . No se si le ha gustado porque no hace comentario alguno, pero quizás mis gustos sean raros , que un te sepa a humedad, cueva, moho, a lo mas visceral de una cueva no es lo normal pero es lo que busco en los tes, que se parezcan lo menos posible al pichpicha de los hornimans , que parecen la Gallina Blanca de los tes , una mediocridad a gusto de todos
En fin … al menos ha probado algo que no catara en el futuro con facilidad

Por la mañana nos despedimos en el Bar Rabel, enfrente del Albergue del que salen muchos peregrinos pero que ni uno solo (bueno, el y yo únicamente) entran a desayunar .

Es el lamente continuo de los caminantes, de que no hay donde desayunar … y para una vez que lo hay no consumen . Mal negocio para el dueño del bar si no fuese por el trajín de clientes habituales . Una mujer limpia a fuerza de brazo y detergente las paredes hasta el techo del local .. escoscada le llamarían en Aragón pero ciertamente este cuidado no lo había visto hasta ahora

En la puerta del albergue nos despide con un apretón de manos el hospitalero francés, sonriente y agradable como siempre, el avinagrado ponferradino … no aparece aun (para joder el día )

En el resto de albergues pocos peregrinos vi, de este salen casi veinte … una multitud para la época que estamos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s