El elixir de la tierra

XXXLimagenNo hay cosa que me guste mas en el campo que beber en las viejas fuentes , en las minas de agua canalizadas, en la historia de los caminos llamadas fontes que han visto pasar por su borde a aplacar la sed posiblemente a romanos, pero con seguridad a la historia reciente: al cura de SeteCoros, a las peixeiras y patifas, a los labradores con sus bueyes – ya inexistentes – a los montaraces Foucellas y su cuadrilla de guerrilleros antifranquistas, los que vienen o van a las romerías, a los cortadores de pinos …

Su discurrir es una delicia y su presencia segura – haya la sequía que haya – el único factor seguro de la vida, la única amorosa y cantarina voz de la tierra dispuesta siempre como una madre a apagar la sed y el agotamiento del que pasa, sea quien sea, sin miramientos

En el Camino portugués hay muchas, incluso dos milagrosas (A Escravitude, Fonte do Carmen de Padron) pero de la primera a la ultima todas merecen el respeto y la admiración de un servicio impagable en esta época de botellas de plástico llenas de agua a un precio mil veces superior al agua de grifo (que tampoco es gratis)

Esta la llaman la FonteBoa, carretera de Pontecesures a La Estrada, muy cerca del cruce de Baloira (nota de interés solo para indígenas)

Technorati Tags: ,

Un comentario en “El elixir de la tierra

  1. Pingback: Shangri-La-Vea, las Hesperides Ocultas « Ir de tapas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s